Preguntas frecuentes

¿Qué es y qué no es el Reglamento de la Madera de la UE?

La Unión Europea (UE) está llevando a cabo un plan de acción conocido como la “Aplicación de las leyes, gobernanza y comercio forestal” o el Plan de Acción FLEGT por su acrónimo en inglés. El objetivo del Plan de Acción es abordar el problema de la tala ilegal. Parte de este plan incluye una nueva legislación denominada “Reglamento de la Madera de la Unión Europea” o más conocido por sus siglas en inglés como “EUTR”. Esta nueva ley enuncia que desde el 3 de marzo 2013, será ilegal comercializar madera y la mayoría de productos maderables en el mercado de la UE, independientemente de donde ésta se haya cosechado, sin hacer esfuerzos para verificar que dichos productos fueron obtenidos legalmente. En otras palabras, la madera que entra en el mercado de la UE debe ser obtenida respetando todas las leyes nacionales e internacionales a lo largo de la cadena de producción.

El EUTR no fue creado para impedir el comercio de madera, sino para apoyar a las empresas que comercializan madera legal por medio del refuerzo del mismo cuadro de normas legales para todos. Dicho Reglamento establece la obligación para que quienes comercializan madera hagan los esfuerzos suficientes para asegurar su extracción legal. Al mismo tiempo la legislación requiere que los actores en la cadena de producción mantengan un registro del origen y destino de los productos de madera que pasan por ellos.

¿Por qué esta legislación es útil e importante?

La tala ilegal es un problema mundial que tiene efectos negativos tanto económicos como sociales y ambientales. La tala ilegal no es simplemente la extracción de madera ilícita, sino que también incluye cualquier actividad ilegitima relacionada con las actividades de la cadena de producción (por ejemplo, transporte, transformación o comercialización) que no cumpla con las leyes pertinentes.

A pesar de que esta nueva legislación probablemente cause un poco de burocracia adicional en el corto y mediano plazo, los beneficios superan lo negativo en el largo plazo. Estos beneficios incluyen:

• Creación de igualdad de condiciones para todos aquellos que comercializan madera y productos maderables en el mercado de la UE
• Promover el cumplimiento de las leyes, a decir, la lucha contra la corrupción y el apoyo a las leyes nacionales de un país
• Ayuda a la sostenibilidad a largo plazo de la industria de la madera
• Mejorar y / o mantener una imagen positiva de la industria maderera tanto por el público en general, como por los grupos de presión política

Ya existen o se están aplicando legislaciones con requisitos similares en otros países grandes consumidores de madera (por ejemplo, en EE.UU., la Ley Lacey o, en Australia, la Ley de Prohibición de la Tala Ilegal), de modo que muchos de los pasos necesarios para cumplir con el EUTR pueden ayudar a cumplir con algunos o muchos de los requisitos de otras legislaciones.

¿Qué productos afecta?

Toda la madera y la mayoría de los productos maderables que entran en el mercado de la UE, por primera vez, a partir del 3 de marzo de 2013. Esto incluye los productos constituidos por varias especies, potencialmente, de diferentes países / regiones. La lista completa se puede ver en el anexo de la legislación pertinente de la UE. Hay algunas excepciones notables no incluidas actualmente en la legislación, como:

• Material reciclado, recuperado o desechos de madera

• Material de embalaje utilizado exclusivamente para apoyar, proteger o transportar otro producto

• Material impreso

• Productos de artesanía

Vale la pena recordar que es probable que la lista cambie con el tiempo así que es recomendable la aplicación de los principios FLEGT a todas las líneas de productos de madera.

Los productos que vienen de un país con un Acuerdo Voluntario de Asociación (AVA), acompañados de una licencia FLEGT o los correspondientes permisos CITES de importación / exportación, automáticamente se considera que han cumplido con todos los requisitos del EUTR. Aquí se puede averiguar qué países tienen acuerdos AVA de FLEGT.

¿Qué requiere de usted esta nueva legislación?

Aunque la responsabilidad principal de la legislación son los individuos / organizaciones que comercializan la madera o sus productos derivados de madera por primera vez en el mercado de la UE (la legislación los denomina “Operadores” para describirlos y se usará este termino de ahora en adelante), otras organizaciones o individuos a lo largo de la cadena productiva (en adelante, “los comerciantes”) tendrán que ayudar a recoger evidencia necesaria. Los operadores tendrán que identificar cada eslabón de su cadena de producción, a fin de garantizar la transparencia y la trazabilidad desde el punto de cosecha hasta la puesta en el mercado de la UE. Los operadores pueden necesitar poner en práctica las nuevas condiciones o cláusulas contractuales, a lo largo de la cadena productiva, para no sólo verificar la legalidad de la madera, sino también para reunir evidencia que corrobore dicha legalidad.

Para cumplir con los requisitos del EUTR, únicamente entrarán en el mercado de la UE madera y productos maderables que provengan de “cosecha legal”, es decir obtenidos de acuerdo con la legislación vigente en el país de cosecha, por lo que los detalles pueden variar de un país a otro. La “legislación aplicable” en relación con la extracción de madera incluye las leyes sociales, ambientales y económicas que podrán referirse a:

• Derechos de aprovechamiento de madera, incluyendo permisos particulares para ciertas especies, en un determinado país, región o zona
• Pagos y obligaciones concernientes al aprovechamiento de la madera
• Legislación medio ambiental, de conservación y forestal
• Los derechos de terceros legales (por ejemplo: de los pueblos indígenas)
• Responsabilidades de comercio y aduanas (por ejemplo, los impuestos y tasas)

En última instancia el EUTR señala qué información debe ser recogida y documentada, de tal manera que la probabilidad de que madera ilegal entre en el mercado de la UE, sea muy baja o insignificante. Los operadores deben tener controles periódicos a lo largo de su cadena de producción con el fin de asegurar la fuente legal de la madera o de los productos maderables que llegan al mercado de la UE.

Una vez que el producto ha entrado en el mercado de la UE, la legislación exige que los comerciantes (véase la definición anteriormente en esta sección) dentro de ella mantengan un registro cuidadoso de dónde obtuvieron sus productos de madera y a quién se los han vendido.

¿Qué es la “diligencia debida“?

El cumplimiento de la legislación se basa en un sistema de diligencia debida adecuada con el fin de recoger la documentación y las pruebas de la legalidad. Este sistema se encuentra en el núcleo del EUTR y consiste en un conjunto de procedimientos y medidas diseñadas para reducir al mínimo el riesgo de comercialización dentro de la UE de madera talada ilegalmente o de sus derivados. La diligencia debida tiene tres etapas consecutivas: la provisión de información, evaluación de riesgos de la información y la mitigación de riesgos.

La legislación EUTR detalla el suministro de información como:

• Descripción, nombre comercial y tipo de producto. Nombre común del árbol y el nombre científico
• País de la cosecha y región y / o concesión
• Cantidad (volumen, peso o número de unidades)
• Nombre y dirección del proveedor
• Nombre y dirección del operador económico a quien se destina el envío
• Documentos que indiquen el cumplimiento con la legislación pertinente

Hay que tener en cuenta que la legislación requiere información para todos los componentes de los productos hechos de varias especies y de diferentes lugares.

Uno de los principales desafíos que enfrentan los operadores es la identificación de toda la legislación pertinente a lo largo de sus cadenas productivas, desde el bosque hasta la entrada en el mercado de la UE. El Global Forest & Trade Network de la WWF (GFTN) y  TRAFFIC han llevado a cabo evaluaciones de los marcos de legalidad para una serie de países y estos pueden servir como ejemplos útiles para analizar lo requerido por el EUTR. Estos marcos no son definitivos ni prescriptivos, sino que pueden ayudar a guiar el aspecto de la legislación relacionado con la “Transmisión de Información“.

Básicamente, habrá dos tipos de evidencia necesarios: documentación y verificación. La documentación puede consistir en certificados, licencias, informes, permisos y / o recibos que respaldan la legalidad de la madera al entrar en el mercado de la UE. La verificación puede ser necesaria para confirmar que la legislación nacional se está cumpliendo, por ejemplo, los derechos y el bienestar de los trabajadores.

La “Evaluación de riesgos” debería permitir a los operadores calcular el riesgo de que la madera o productos maderables hayan sido obtenidos ilegalmente, al ver la información recopilada junto con:

• Asegurar el cumplimiento de la legislación aplicable. La posible certificación o verificación por parte de los sistemas de terceros pueden ayudar a medir el cumplimiento de la legislación pertinente, aunque el EUTR permite verificación de terceros (por ejemplo, de asociaciones comerciales). Sin embargo, el nivel de confianza del aseguramiento correspondiente sería menor.
• El nivel de aprovechamiento ilegal de una especie arbórea determinada (por ejemplo, caoba)
• El nivel de tala ilegal en un área en particular (ya sea país o región específica)
• Sanciones internacionales sobre importaciones de madera impuestas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y / o el Consejo de la Unión Europea.
• La complejidad del nivel de procesamiento
• La complejidad de la cadena de producción

La “mitigación de riesgos” sólo será necesaria para aquellos productos que no se consideran de bajo riesgo o de riesgo insignificante por el proceso de evaluación. Las medidas de mitigación deben minimizar los riesgos identificados de que madera o productos maderables ilegales entren en el mercado de la UE. Este tipo de medidas pueden incluir solicitación de información adicional, mas documentación, auditoría y / o pedir a los proveedores que obtengan la certificación de terceros / verificación.

La responsabilidad de mantener y evaluar periódicamente los sistemas de diligencia debida recae sobre el operador, quien con el fin de cumplir con los requisitos señalados en el EUTR, podrá desarrollar su propio mecanismo para verificar la legalidad de la madera o podrá contratar una de las “organizaciones de monitoreo” pre-aprobadas por la mencionada legislación, cuya función radica en apoyar, asesorar y guiar el proceso, procurando que éste sea eficaz.

El nivel de información requerido puede variar considerablemente en función del país / región de origen de la madera o productos maderables, el nivel de transformación de la materia prima y el número de comerciantes y / o países por los cuáles ha pasado antes de entrar en el mercado de la UE.

El sistema de diligencia debida sólo necesita aplicarse una vez al año para las cadenas de producción que no varian en términos de sus productos, zona de cosecha, suministrador y ruta comercial. Todas las pruebas reunidas, el registro de la cadena de custodia, junto con las medidas de mitigación del riesgo adoptadas, deben ser recolectadas en un lugar fácilmente accesible por un mínimo de cinco años después de la fecha en que un producto entra en el mercado. Cada país de la UE ha designado a un organismo encargado de la aplicación de la legislación, éstos se conocen en el EUTR como “autoridades competentes“, las cuales comprobarán y revisarán periódicamente el proceso de diligencia debida, así como la evidencia acumulada.

¿Cuáles son las sanciones por incumplimiento?

Cada estado miembro de la UE establecerá sus propios mecanismos para vigilar la aplicación del EUTR, además de establecer sanciones adecuadas contra cualquier infracción. Las sanciones pueden incluir: suspensión del permiso de comercio, la incautación de madera y/o los productos maderables, multas proporcionales al nivel de daño ambiental, la pérdida fiscal, perjuicio económico o valor de los productos mencionados.

This project is financed by the European Union / Este proyecto está financiado por la Unión Europea